Primero tienes que conocer qué es lo que el cliente buscaría, y el producto o servicio que tú vendes, saber porque tú pudieras ser la mejor opción y no tu competencia, una vez que conocemos realmente lo que nuestro servicio producto hacen por los demás, es cuando nos podemos dar cuenta de la forma en la cual podemos expresar hacia nuestro mercado nuestra oferta de valor, un error muy común es empezar a vender y a ofertar sin conocer lo que necesitan realmente de nosotros.

Estamos en un mundo muy competido donde todo se parece, y hacer diferencia para que no elijan a nosotros más allá del precio, puede ser tan fácil o tan complicado por no saber conectar nuestra idea hacia los demás.

Un tip muy fácil para poder conectar es ponerte en el lugar de la otra persona saber realmente porque elegiría ese producto o servicio que tú vendes, qué es lo que le voy a dar para que tome una buena decisión, qué es lo que le haría pensar en que tú eres la opción, y sobre todo si ésta persona podría recomendarte para generar una segunda venta.

“Si tú no estás convencido, si no conoces realmente los beneficios de lo que vendes, va ser muy complicado transmitírselo a tu mercado meta”

Autor : admin

Leave A Comment